Flickr

el Fin de la Tierra

| lunes, 18 de agosto de 2008

reivindico otro código:
un código distinto al de la palabra
un idioma no verbal,
un lenguaje imposible de condenar en la memoria,
un decir que desmienta juramentos,
un hablar mudo
sin libro de reclamaciones ni listado de tarifas,
un fluir permanente de mensajes ambiguos,
la expresión de aquello que no se puede expresar.

(mam)

2 comentarios:

Juan Otoño dijo...

yo tiré la piedra
desde ese azul
donde se abre un claro
y del charco relativo
las ondas sonoras
perceptibles
para mamíferos ilustres
llegaron al borde del acantilado
donde vive el viejo ermitaño.
El cuerpo fractal...
repelió al ser angustiado
en la cresta dibujado
que fue a cantar al alba
y del kikiriki se ahogo.

en el Fin de la Tierra
ya nadie canta
y el ermitaño sembró un árbol
donde hubo un faro
y lo llamó
la luna del corsario.


buenos deseos monamur

P.Chincoa dijo...

me encanta la foto en la que apareces de pequeña.. joder.. es tan tierna.. con esas gafas revolucionarias.. por supuesto .. verdes... verde que te quiero verde amiga...un beso infinito.